Coronavirus y el fraude online: cómo evitar caer en la trampa

Última actualización: abril 16th, 2020 - 08:12 pm

No hay descanso para aquellos que se aprovechan de la desesperación y miedo de todos los que estamos respetando el aislamiento obligatorio. Los atacantes están aprovechando la pandemia del coronavirus para robar datos y dinero. Sin ir más lejos, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que hay criminales que se están haciendo pasar por la OMS para robar información delicada.

A medida que el virus se propaga por todo el mundo, los piratas informáticos utilizan la confusión y la falta de conocimiento de los usuarios para efectuar ataques informáticos con nuevos anzuelos.

El mundo está en conexión permanente, porque hoy es la única forma de acercarse desde lejos con amigos, familiares, compañeros de trabajo y de estudio. Todo lo que hacíamos cotidianamente en forma presencial, se trasladó a las herramientas y plataformas digitales.

¿Cuáles son los canales de ataques frecuentes?

El estado de alerta y preocupación en todo el mundo hace que la temática sea de interés casi generalizado. La Interpol Internacional advirtió sobre las estafas: desde llamadas en las que falsos doctores les dicen a las personas que un familiar suyo está enfermo en una clínica y requiere que paguen por el tratamiento; pasando por tiendas, emails y enlaces falsos para comprar elementos sanitarios que están en alta demanda; correos electrónicos falsos de entidades bancarias o páginas web de supermercados, farmacias y tiendas online con ofertas o promociones especiales; aplicaciones en teléfonos móviles; hasta cadenas de WhatsApp con información de origen dudoso, cadenas solidarias de organismos oficiales, fundaciones u organismos no gubernamentales.

¿Cómo prevenir posibles ataques?

  • No ingresar a enlaces de mensajes con ofertas que le lleguen por WhatsApp. Borrar el mensaje inmediatamente y no compartir.
  • No hacer caso a todas las publicaciones de Facebook y las cadenas de WhatsApp, ya que pueden ser escritas por cualquier persona. Hay muchas falsas curas para el COVID-19 dando vueltas, pero ninguna ha sido comprobada. Hasta el día de hoy, no hay una cura real para el coronavirus.
  • Comprobar de dónde procede la información que se consume. A veces, incluso los medios más prestigiosos publican fake news por no haber validado la fuente correctamente.
  • Ante la menor sospecha, no abrir archivos adjuntos de los mails si el remitente es desconocido o de dudosa procedencia.
  • Verificar en los sitios de los organismos internacionales o nacionales la veracidad de la información que pueda recibir en su nombre.
  • Al recibir una llamada internacional de número desconocido, no atender ni devolver la llamada.
  • Alertar a familiares, amigos y conocidos que no cuentan con cierta cultura digital, para que estén atentos ante posibles mensajes maliciosos.

La pandemia ha creado la tormenta perfecta para los ciberataques, con millones de personas trabajando o estuduando en circunstancias no habituales y sin medidas de seguridad, buscando información sobre el virus, en línea con familiares y conocidos. Por ello, estar atento y ser prevenido es clave para no sumar un dolor de cabeza a esta circunstancia extraordinaria que está viviendo el mundo.

Deja un comentario